Saltar al contenido principal

Directorio Médicos de Prestigio en México

Bienestar y salud a su alcance

Inicio  Requisitos  Iniciar sesión de miembro  A  B  C  D  E  G  H  I  M  N  O  P  Q  R  T  U  Contáctanos  Recomendaciones  Cirugia Plástica Estética   
 


 

REUMATOLOGÍA:

 

La reumatología es una especialidad médica dedicada a los trastornos clínicos (no los quirúrgicos) del aparato locomotor y del tejido conectivo, que abarca un gran número de entidades clínicas conocidas en conjunto como enfermedades reumáticas, a las que se suman un gran grupo de enfermedades de afectación sistémica: las conectivopatías.

Los reumatólogos (especialistas en reumatología) tratan principalmente a los pacientes con entidades clínicas de afectación localizada que dañan generalmente las articulaciones, huesos, músculos, tendones y fascias, etc., e incluso enfermedades con expresión sistémica.

«Aunque algunos de los aforismos de Hipócrates ya se referían a enfermedades articulares y la palabra "reuma" fue introducida en el siglo I d. C., el concepto de "reumatismo" como síndromemúsculo esquelético corresponde a la era moderna.» X. Tena Marsà, Medicina interna, Farreras-Rozman.

La rizartrosis produce un dolor agudo en el dedo pulgar. En el momento en el que se solicita hacer la pinza con el dedo pulgar con cualquiera de los dedos de la mano, el dolor que produce hace que este acto se vea frustrado. Existe un proceso degenerativo de los huesos que conforman el dedo pulgar en relación con la mano, pero gran parte del dolor se podría achacar al tejido blando: ligamentos y tendones. En el proceso de formación de la rizartrosis es cuando más dolor se produce. Es importante descargar la articulación para que esta degeneración sea lo menos dolorosa posible. El dolor de la rizartrosis se alivia, e incluso puede llegar a desaparecer con Osteopatía y Técnica Neuro Muscular. El mero hecho de liberar la tensión que la rizartrosis genera en la articulación, es suficiente como para mejorar la biomecánica de la articulación en cuestión. Aunque la rizartrosis no se cura, la sobrecarga tendinosa y demás podría desaparecer por completo, haciendo que el dolor desaparezca o como mínimo encontrar un importante alivio.

 

MANIFESTACIÓN DE LAS ENFERMEDADES REUMPATICAS:

 

El síntoma más característico y frecuente en las enfermedades reumáticas es el dolor que suele localizarse en las articulaciones o alrededor de las mismas. En ocasiones se acompaña de sensación de rigidez o entumeciendo de las articulaciones que mejora con el movimiento.

Los datos son aterradores. El dolor de espalda, por ejemplo, es el segundo motivo de consulta para el médico de cabecera, después resfriados. El tiempo medio de baja laboral por lumbalgia es de 24 días. El 40% de las incapacidades laborales permanentes tienen como causa el dolor de espalda, bien sea cervical, dorsal o lumbar.

El dolor puede se pasajero o aparecer sólo al realizar determinados movimientos de la vida diaria, como por ejemplo, en las manos al coser, en las rodillas al andar o en la espalda al agacharse, pero también puede ser fijo y persistente, e incluso puede llegar a impedir la movilidad o conciliar el sueño.

Este síntoma también puede proceder de los músculos, de los tendones o de otras estructuras del aparato locomotor y puede llegar a ser muy molesto. En ocasiones, en lugar de dolor, se producen molestias, pinchazos, sensación de pesadez, tirantez o cansancio localizados en una zona del cuerpo (hombro, cuello, región lumbar, piernas, etc.) con dificultad para realizar las actividades de la vida diaria.

Estas molestias pueden ser difusas, mal localizadas y pueden afectar a todo el organismo, acompañadas de una sensación de dolor y cansancio generalizado. Otro síntoma fundamental es la hinchazón o tumefacción de las articulaciones.

Las enfermedades del aparato locomotor también pueden provocar otros síntomas como pérdida del apetito, pérdida de peso, pérdida de fuerza, debilidad, fiebre o alteraciones en otros órganos o sistemas (piel, ojos, aparto digestivo, pulmón, riñón, etc).

 

CLASIFICACIÓN DE LAS ENFERMEDADES REUMATOLÓGICAS:

 

La reumatología se dedica a un amplio abanico de enfermedades, la mayoría de etiología desconocida y mecanismos fisiopatológicos no muy bien definidos. Esto ha dificultado bastante estructurar una clasificación general de las entidades clínicas que entran en el dominio de la reumatología. Sin embargo, con esfuerzo y años de estudio e investigación se han ido elaborando clasificaciones para lograr una aproximación más cabal al enfermo con patología reumatológica.

Aquí se presenta la clasificación más útil por el momento, elaborada en 1983, en el seno de la entonces llamada American Rheumatism Association, actualmente American College of Rheumatology. Esta clasificación agrupa a las enfermedades reumatológicas en diez categorías diferentes:

 

I) ENFERMEDADES DIFUSAS DEL TEJIDO CONECTIVO (CONECTIVOPATÍAS):

 

II) ARTRITIS ASOCIADA A ESPONDILITIS (ESPONDILOARTRITIS):

 

III) ARTROSIS (ENFERMEDAD DEGENERATIVA ARTICULAR)= OSTEOARTRITIS, SINDROME ARTRÓSICO:

 

IV) SÍNDROMES REUMÁTICOS ASOCIADOS A AGENTES INFECCIOSOS:

  • por mecanismo directo

  • reactivos

 

V) ENFERMEDADES METABÓLICAS/ENDOCRINAS ASOCIADAS A REUMATISMOS:

 

VI) NEOPLASIAS:

 

VII) TRASTORNOS NEUROVASCULARES:

 

VIII) ALTERACIONES ÓSEAS Y CARTILAGINOSAS:

 

IX) TRASTORNOS EXTRAARTICULARES:

 

X) MISCELÁNEA CON MANIFESTACIONES ARTICULARES:

 

ENFERMEDADES DEL TEJIDO CONECTIVO:

 

ENFERMEDADES DEL COLÁGENO, CONECTIVOPATÍAS O ENFERMEDADES SISTÉMICAS AUTOINMUNITARIAS:

 

 

PAPEL DEL REUMATÓLOGO EN EL DOLOR DE ORIGEN REUMÁTICO:

 

Los médicos consultados con mayor frecuencia por problemas osteomusculares son el generalista y el traumatólogo, siendo pocos los que acuden al reumatólogo. Los reumatólogos son agentes activos en la educación del público en general y de otros médicos, sobre estos graves problemas sanitarios.

El paciente que sufre los síntomas explicados anteriormente debe acudir al reumatólogo que es el especialista en el tratamiento de las patologías que afectan al aparato locomotor. El diagnóstico se basa en un interrogatorio y examen físico cuidadosos. En este examen se analizan las características del dolor, su distribución, el número de articulaciones afectadas, la presencia de hinchazón, etc. Así mismo, en algunas ocasiones se realizan además unos análisis que sirven de ayuda para confirmar una enfermedad ya sospechada durante el interrogatorio o para seguir la evolución de un enfermo. También las radiografías u otras técnicas de imagen son útiles en algunos casos.

 

El reumatólogo es el especialista adecuado para realizar una completa evaluación de los pacientes con estas enfermedades y establecer un programa de tratamiento y rehabilitación. Los reumatólogos se enfrentan a los pacientes que acuden a sus consultas por presentar molestias, de mayor o menos intensidad y de más o menos tiempo de evolución, con la esperanza primero de poder etiquetar el cuadro, y después, si es posible, aliviar su malestar.

Hoy día, las posibilidades de tratamiento para estas enfermedades son múltiples y variadas. Van desde la utilización de distintos tipos de fármacos hasta la cirugía, pasando por la educación del paciente (medidas dietéticas y posturales) inmovilizaciones temporales y rehabilitación (ejercicios para recuperar el movimiento articular e incrementar la fuerza muscular).